×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

CUERPO MENTE : ECO: LÓGICAMENTE

ECO: LÓGICAMENTE


Cuerpo Mente
ECO: LÓGICAMENTE
Los alimentos y sus envases constituyen la principal vía de introducción de tóxicos en el organismo a día de hoy. Parece que hemos olvidado el origen etimológico de la palabra alimento, que procedente del latín alimentum significa «hacer crecer, dar vida». Toda una manifestación clara del papel de los alimentos como fuente de vida, de vitalidad: para los seres vivos y para la tierra. Esta mirada más consciente empezó a asentarse en los años 70 por un colectivo entonces minoritario de productores, consumidores y asociaciones pioneras de la agricultura ecológica. Se les requería que avalaran que sus productos estaban limpios de tóxicos y así fue como entró en funcionamiento en 1990 el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica, órgano público de certificación de productos ecológicos. Casi tres décadas después, el sector ecológico está muy vivo y en continuo crecimiento: destacamos como los mayores productores de Europa; en cambio, estamos en los últimos puestos como consumidores. La lógica indica que es preferible consumir alimentos sin tóxicos y la ciencia avala los beneficios de comer alimentos ecológicos para promover la salud y alejar muchas de las enfermedades crónicas tan habituales a día de hoy. La agricultura ecológica supone una apuesta para la salud ambiental, la sostenibilidad, la biodiversidad, la conservación del agua, del suelo y de su fertilidad. Así, elegir alimentos vivos, que el cuerpo reconoce –porque no están muy procesados–, que forman parte de nuestro territorio, de nuestra cultura, que potencian la producción local y de proximidad, supone un avance hacia la soberania alimentaria y beneficia a los agricultores, el territorio y toda la ciudadanía. En este número apostamos por las virtudes saludables de los productos de la tierra ecológicos y también del agua medicinal, un número muy especial, porque hace honor a la tierra que me ha dado vida, Caldes de Montbui: allí se creó el primer consejo regulador de agricultura ecológica catalán y cuenta con las termas romanas mejor conservadas. Descúbrelo. ELISABET SILVESTRE
1E Ejemplar
2,99€
1M 1 Mes
2,99€
3M 3 Meses
6,99€
6M 6 Meses
12,99€
1A 1 Año
20,99€